De pequeño supe que mi vocación era volar. No fue fácil pero merece la pena el sacrificio: «Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida».

Ser piloto es parte de mi vida, cada vuelo aporta experiencias que nos acompañarán siempre.